En la carretera, no corras.

Todos cometemos errores, pero nadie debería pagar un error con la vida. Cuando conducimos, no estamos solos. Compartimos la carretera con otros, y un solo error puede ser el fin de una vida. Eso es lo que muestra una agencia de transportes de Nueva Zelanda con este escalofriante anuncio. No corras.

Anuncios